11

"La quiropráctica cuida de tu columna vertebral para que el sistema nervioso, y por ende el cuerpo, funcione de la mejor manera posible"

 

La Quiropráctica se ocupa del cuidado de la columna vertebral y de la estrecha relación que tiene ésta con el funcionamiento del sistema nervioso. La Quiropráctica se centra en la estructura (la columna vertebral) y la función (el sistema nervioso), y en cómo esta relación impacta nuestra salud día a día.  El sistema nervioso funciona correctamente cuando la columna vertebral se mueve adecuadamente y está bien alineada. Si este no es el caso, los quiroprácticos llamamos a esa disfunción, subluxación vertebral. 

La subluxación es un área disfuncional en la columna vertebral, que afecta negativamente a la salud y al bienestar, debido a su influencia en el sistema nervioso. Cualquier estrés en nuestro cuerpo,  puede crear una subluxación vertebralya sea haber tenido un nacimiento traumático, caídas al aprender a andar en bicicleta, estrés por el trabajo o malas posturas a lo largo de nuestras vidas, empeoran el movimiento y alineamiento de nuestra columna, afectando el funcionamiento de nuestro cuerpo. Como quiroprácticos, nos encargamos en localizar, analizar y corregir subluxaciones vertebrales mediante ajustes, para poder restaurar el buen funcionamiento de la columna vertebral y el sistema nervioso. 

El ajuste es un movimiento suave, preciso y totalmente indoloro que corrige la subluxación vertebral. El ajuste es totalmente diferente si lo recibe una embarazada, un recién nacido o una persona mayor, y en todos estos casos el objetivo es el mismo: maximizar el potencial humano a todos los niveles.

La salud

 

La mayoría de las personas, definen la salud como la ausencia de síntomas. Pero ya la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), en 1948 la definió de la siguiente manera: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Entendemos la salud como la capacidad para adaptarnos a los estreses del día a día (físico, químico y emocional). Cuando no lo hacemos, el cuerpo se queja y pueden aparecer síntomas y enfermedades. Con la quiropráctica ayudamos a que el cuerpo se adapte mejor al estrés.