El equipo

13

Cristina Urrutibeazcoa

Doctor of Chiropractic (BS, D.C.)

Conocí la quiropráctica cuando tenía 16 años. Pensaba que la quiropráctica me ayudaría con mis molestias de espalda, pero no sabía que también me cambiaría la vida. Entendí que la salud viene de dentro hacia afuera y decidí estudiar quiropráctica en Estados Unidos. Para poder hacer eso, tuve que completar unos cursos de requisito en St. Louis University en Madrid. Fui a estudiar quiropráctica en Life University, Atlanta, dónde terminé el Doctorado en Quiropráctica con honores de Cum Laude, junto con una carrera en Biología en el 2019 . 

Durante esos 4 años de estudios en el programa de quiropráctica, también me certifiqué en la técnica NeuroEmotional Technique (NET). NET ayuda a que el cuerpo se adapte mejor al estrés encontrando aquellas subluxaciones más allá de la columna vertebral. Además también soy miembro de la International Chiropractic Pediatric Association (ICPA). La asociación se encarga de instruir a quiroprácticos en el cuidado de niños y mujeres embarazas. Como estudiante, pude asistir a todos los seminarios de dicha asociación, completando alrededor de 150 horas de estudios extracurriculares. 

14 (1)

Lysander Borrero

Doctor of Chiropractic (BS,D.C.)

Terminé mi primera carrera en Ciencias Naturales en la Universidad de Puerto Rico – Cayey en el 2015. Durante esos cuatro años de estudios, me di cuenta que me apasionaba la ciencia, eso me llevó a hacer investigaciones científicas en  Estados Unidos en universidades como Tufts University y University of North Carolina – Chapel Hill. Después de sumergirme en el mundo de laboratorios, rodeado de microscopios y otros instrumentos, sabía que quería dirigir mi vida en otro sentido, ayudando a las personas de una manera diferente. 

Conocí la quiropráctica de casualidad. Fui a un quiropráctico, no porque tenía molestias, sino porque quería saber cómo cuidarme más y saber que todo estaba funcionando bien. Todo me parecía alucinante y lógico a la vez. Que el sistema nervioso regula todas las funciones de nuestro cuerpo, y que si hay alguna interferencia en el mismo, puede impedir el funcionamiento correcto de todo el cuerpo… ¡Y de momento mi perspectiva sobre lo que es la salud cambió! Terminé mi segunda carrera (Doctorado en Quiropráctica) con honores de Cum Laude en Life University, Atlanta, en el 2019. Además, soy miembro de la International Chiropractic Pediatric Association (ICPA), la única organización especializada en el cuidado quiropráctico para niños y embarazadas. He completado alrededor de 150 horas de estudios extracurriculares con sus seminarios. 

“Tenemos un principio vitalista. El vitalismo comprende que nuestros cuerpos son conscientes, se desarrollan, se mantienen, se regeneran y se curan así mismos. El concepto del vitalismo es fundamental para todos los aspectos de la salud y bienestar en los humanos. Nuestros cuerpos trabajan diariamente para expresar salud, mantenerla y recuperarse de enfermedades u otras afecciones que amenazan con la misma.”

La consulta

Formación de un Quiropráctico

La formación de los quiroprácticos es universitaria, equivalente a una licenciatura en España. La carrera de Quiropráctica tiene una duración de seis-siete años académicos (el número de cursos académicos varía según los países). Finalizada la carrera se obtiene el título de Doctor en Quiropráctica (Doctor of Chiropractic, DC).

La formación del Doctor en Quiropráctica le capacita para ejercer como facultativo de atención primaria, pudiendo diagnosticar, consultar o determinar si el paciente debe seguir tratamiento médico en vez de o al mismo tiempo que quiropráctico, y en su caso referirle a otros facultativos. Y es que el quiropráctico está preparado para el diagnóstico y tratamiento del complejo de subluxación vertebral y las alteraciones neuro-patofisiológicas mediante el ajuste vertebral específico.

En Europa el Consejo Europeo de Educación Quiropráctica, que homologa los planes de estudios, controla las asignaturas que se imparten (teóricas y prácticas) y el número de créditos, y reconoce los títulos que expiden estas universidades. En un ámbito internacional, el Consejo de Educación Quiropráctica establece los estándares educativos para la profesión.

La Quiropráctica en España

 La Quiropráctica, a pesar de estar reconocida como profesión sanitaria por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), y de tener carácter sanitario en la mayoría de los países desarrollados del Mundo, entre ellos muchos países europeos como Reino Unido, Francia, Portugal, Italia, Dinamarca o Suiza, y en algunos de ellos con reconocimiento de profesión sanitaria de salud básica, como en Estados Unidos, no es una profesión sanitaria y no ha sido objeto de regulación expresa en España. Al ser la normativa sanitaria una cuestión de Derecho interno y reservado a la Soberanía de cada País miembro de la UE, la profesión quiropráctica en España se encuentra en una situación de vacío normativo.

Desde la Asociación Española de Quiroprácticos (A.E.Q.) se ha solicitado ante las Cortes y los Ministerios competentes en materia de Sanidad y Educación que el Parlamento impulse el proceso legislativo que reconozca el carácter sanitario y la sustantividad propia de la profesión quiropráctica. En los países que cuentan con regulación legal, la licenciatura en Quiropráctica se obtiene al finalizar los programas educativos de 5 o 6 años.

La A.E.Q. fue creada y reconocida por el Ministerio del Interior en 1986, incluye a 200 miembros que posean un título universitario reconocido por el Consejo de Educación Quiropráctico Europeo, lo que garantiza el cumplimiento de los más altos estándares de calidad en el ejercicio de esta profesión a nivel Europeo, pero lamentablemente, hasta la fecha, nuestros títulos y diplomas no son títulos oficiales en España. La regulación de la quiropráctica en España es una cuestión de oportunidad política, pero mientras tanto, los profesionales quiroprácticos que cumplen los requisitos establecidos por los Estatutos de la A.E.Q. se encuentran en una situación de inseguridad jurídica y agravio comparativo con otros profesionales de otros países europeos, pudiendo ocurrir que los ciudadanos sean tratados por presuntos quiroprácticos que no cumplan los estándares mínimos de calidad exigibles internacionalmente.

La AEQ reúne exclusivamente a los Doctores en Quiropráctica con título universitario expedido por alguna de las universidades de quiropráctica reconocidas internacionalmente por el Consejo Europeo de Educación Quiropráctica. Si estás siendo atendido por un quiropráctico verifica y comprueba que sea miembro de la A.E.Q. en el apartado “Busca un quiropráctico” de su página web: http://www.quiropractica-aeq.com, de ese modo tendrás la garantía de que cumpla los estándares de calidad establecidos por E.C.C.E.